El formador freelance o autónomo ¿Nos damos de alta?

Muchos formadores comenzamos nuestra andadura en la enseñanza por cuenta ajena, es decir, contratados para un curso concreto por una empresa consultora de formación o un centro de estudios. Terminamos ese curso y termina con él el contrato, quedándonos desprotegidos, estando en una situación de seguridad social temporal que a la larga no nos beneficia, salvo en el caso de formadores con contratos largos como son los de los talleres de oficios.

Pues bien, llega un momento en el que nos planteamos profesionalizar nuestra labor. Este momento llega de diversas formas. Es posible que nos topemos con una empresa que nos exige el alta de autónomos, también puede ocurrir que queramos combinarlo con otras actividades profesionales (el caso de un formador que sea fontanero de oficio, por ejemplo) y también es posible que nos veamos obligados a buscar otras salidas como la que se nos presenta con el parón de la formación de oferta, ya que como sabemos anda todo prácticamente parado.

Sea de la forma que sea, llega un día en el que piensas que ya llegó el momento de darse de alta en autónomos  y en AFOREN te decimos cómo hacerlo y quién te puede ayudar.

El trabajador autónomo debe estar dado de alta en el RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) y esto le obliga a realizar los pagos a la Seguridad Social (cuyo importe varía en función de edad y situación personal). Las actividades de formación, salvo excepciones en el material didáctico, en general, no tienen IVA, así que no tendrás que hacer las liquidaciones relativas al IVA repercutido, es decir, el de las facturas que tú emitas. Esto es un alivio para los formadores. Recuerda que sí deberás liquidar IVA en los trabajos que no sean de formación.  Sí tendrás IVA soportado, pues evidentemente tendrás gastos (combustible, dietas, el teléfono móvil, etc.) derivados de tu actividad.

Lo que sí tienes que hacer es la retención de IRPF que en los dos primeros años y si HACIENDA no dice lo contrario, puede ser de un 9% si tienes muchos gastos o de un 21% si tus gastos son bajos. Pero siempre podrás elegir lo que te conviene pensando que son adelantos (retención) a lo que al final tendrás que pagar a final de año resultado de tus beneficios, de tu rendimiento, ya que pagas un 20% sobre las ganancias, ingresos menos gastos.

Deberás llevar un libro de facturas, en el que reflejar número de factura, cliente, cif del cliente, importe bruto y neto y trimestralmente hacer esa declaración, junto al montante de gastos como ya hemos comentado.

No es que vayas a tener un trabajo que te absorba horas diarias pero tendrás que estar pendiente de más asuntos que restarán tiempo para tu trabajo de formador y ahora que eres autónomo, de empresario. Hay tareas que estamos convencidos que es más práctico y económico delegar a expertos. Imagina que si no lo haces deberás estar al tanto de cada novedad del sistema tributario y eso es un engorro adicional a tus preocupaciones del día a día. Sinceramente, no compensa para nada.

Aforen se encuentra ahora cerrando acuerdos con algunas asesorías especializadas en nuestro sector con las que puedas beneficiarte de precios especiales y pondremos en tu conocimiento a la mayor brevedad posible.

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Información contable y fiscal

5 Respuestas a “El formador freelance o autónomo ¿Nos damos de alta?

  1. Siempre es una decisión complicada, y que puede tener muchas ramificaciones, no solo a nivel tributario, sino también legal, de imagen…

    • Hola Javi, gracias por tu comentario. Como bien apuntas, tiene variadas consecuencias lo que nos obliga a los formadores a estudiar bien el momento de convertirse en trabajador autónomo. Precisamente a nivel de imagen, el ser autónomos supone ser empresarios, lo que puede beneficiarnos de cara a nuestros clientes. Saludos

  2. Es complicado decidir el momento en el que debes dar el salto y hacerte autónomo, ya que supone un desembolso económico importante desde el principio y a menudo la cuentas no salen, por eso es bueno valorar todas las obligaciones que supone. Desde luego, posts como este ayudan mucho a valorar cada situación. Y es que empezar es lo más complicado…

  3. monica

    Bueno, mi experiencia fue que desde el primer momento la consultoría que me contrató me exigió hacerme autónoma, e hice todos los pasos que explicáis aquí, pero con una diferencia. El IRPF no lo hacía trimestralmente, sino anualmente al mismo realizar la renta (modelo 100). Allí declaras todos los ingresos por estimación directa y listo! No hace falta que ningún gestor lo lleve, es sencillo y a parte de hacer las facturas mensualmente y el IRPF anual , no hay más. Yo me informé directamente en agencia tributaria de estos trámites.

    • Hola Mónica, ¡gracias por tu comentario! el darse de alta de autónomo a través una gestoría – asesoría es una sugerencia y si os apañáis bien, perfecto. No obstante, si combináis la formación con la consultoría y debéis declarar el IVA, la cosa cambia y es cuando sí os aconsejamos delegarlo, por comodidad, no se puede estar en todo y conviene dejarlo en manos de profesionales. ¡Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s